top of page
  • Photo du rédacteurMel

Arrastrar una caja contigo

El cuerpo nunca miente

Parte 2


La segunda parte del libro “El cuerpo nunca miente”, de Alice Miller, abre con una reflexión de Jurek Becker acerca de la memoria.


Dice lo siguiente:

Sin recuerdos de la infancia,

es como si estuvieras condenado

a arrastrar una gran caja contigo,

aunque no sepas lo que hay dentro.

Y cuanto más envejeces,

más pesado se vuelve

y más impaciente estás

por abrirlo finalmente.




Urek Becker ( 1937 - 14 de marzo de 1997) fue un escritor, guionista y disidente de Alemania Oriental nacido en Polonia. Su novela más famosa es Jacob the Liar, que se ha convertido en dos películas. Vivió en Łódź durante la Segunda Guerra Mundial durante unos dos años y sobrevivió al Holocausto. Vivió en el gueto de Łódź cuando era niño. Cuando tenía cinco años, fue enviado al campo de concentración de Ravensbrück y más tarde a Sachsenhausen. Su madre fue asesinada en el Holocausto, pero su padre sobrevivió; padre e hijo se reunieron después de la guerra y se establecieron juntos en Berlín Oriental.


Antes de iniciar con el capítulo 8, Alice Miller coloca unos puntos previos a su desarrollo de tres capítulos, titulados:


Cap 8 La familiaridad de la crueldad hacia la niñez

Cap 9 El carrusel de los sentimientos

Cap 10 El cuerpo guardián


Explica por qué eligió hablar de las autoras y los autores que hemos estudiado con ella: por la simple razón que existen sus escritos y registros de sus biografías.


Hacia la autonomía genuina


En el consultorio, Miller recuerda que cuando los pacientes experimentan sus emociones realmente en vez de bloquearlas, se observa un apaciguamiento de los síntomas. Sin embargo, si el / la terapeuta el tácitamente , o inconscientemente, está al servicio de alguna “deidad” (figura paterna), difícilmente podrá ayudar a sus “clientes” a encontrar su camino hacia la autonomía genuina. La moralidad implícita en el Cuarto Mandamiento seguirá prevaleciendo sobre ambos, y el cuerpo pagará el precio de este sacrificio.


Alice Miller menciona , de hecho, su propia experiencia. Ella se describe como un mal ejemplo. Dice:


Puedo decir que yo misma he logrado tal libertad al llegar al fondo de mi propia historia, pero debo admitir que no soy un buen ejemplo. Después de todo, me tomó más de cuarenta años llegar a la etapa que he alcanzado ahora. Pero hay otros ejemplos. Conozco personas que han logrado desenterrar sus recuerdos en un espacio de tiempo mucho más corto, y el descubrimiento de su propia verdad les ha permitido salir del escondite autista que era su único refugio. En mi caso, la razón por la que el viaje tomó tanto tiempo fue que estuve sola la mayor parte del tiempo. Solo en las etapas finales busqué y encontré el tipo de compañía terapéutica que necesitaba. (p. 86)



Alice Miller comenta que, en este viaje de 40 años, ella conoció a otros seres en busca de la reconstitución de su propia historia, de la comprensión de los miedos y de las heridas profundas de las cuales habían sido víctimas en las etapas más recientes de su vida.


Miller describe un proceso que se resume al proceso de salir de la confusión. Sin embargo, comenta que numerosos escritores y artistas temen este proceso, porque creen que puede mermar su creatividad.


He identificado una renuencia similar en muchos pintores, incluso en aquellos cuyas obras, en mi opinión, hacen una clara referencia a sus miedos inconscientes: pintores como Francis Bacon, Hieronymus Bosch, Salvador Dalí y muchos otros surrealistas. En su trabajo sí que hacen un esfuerzo por comunicar, pero a un nivel que sirve a la negación de sus experiencias infantiles llamándose arte. Uno de los principales tabúes operativos en nuestro compromiso con el arte y la literatura es el principio de que las biografías de los artistas no deben tenerse en cuenta cuando hablamos de su trabajo. (p. 87)


Al contrario, Miller afirma que , en su opinión, las cosas que les han sucedido a las artistas en sus vidas son precisamente lo que los/las empuja en su búsqueda incansable de nuevas formas de expresión. Esos hechos son relegados al olvido tanto por el artista como por la sociedad, porque de lo contrario podrían revelar el sufrimiento temprano causado por una crianza cruel.


Instituciones asustadas por “la infancia”


Las instituciones establecidas por la sociedad, recuerda Alice Miller, se asustan con la simple mención de la palabra “Infancia”


Encontramos este miedo en todas partes: en las salas de consulta de médicos, psicoterapeutas y abogados, en los tribunales de justicia y, por último, pero no menos importante, en los medios de comunicación.


Miller hizo un trabajo específico para persuadir al Vaticano de la importancia de las experiencias tempranas de la infancia. Ella concluye con la palabra: imposibilidad.


MIS INTENTOS POR persuadir al Vaticano de la importancia de las experiencias de la primera infancia han revelado lo imposible que es suscitar sentimientos de compasión en hombres y mujeres que desde el principio de sus vidas aprendieron a reprimir sus sentimientos genuinos y naturales tan despiadadamente que no hay rastro de ellos dejado en sus mentes conscientes. Toda curiosidad acerca de los sentimientos de los demás ha sido reprimida. Parece que las personas que fueron mutiladas psíquicamente en sus primeros años de vida se encierran en una fortaleza en lo más profundo de sí mismos, donde sólo pueden orar a Dios. En Él delegan toda su responsabilidad y obedecen cuidadosamente los preceptos de la iglesia para no ser castigados por este Dios “amoroso” por los pecados de omisión que puedan cometer. (p. 89)


Después de mencionar sus intentos, aborda el hecho de que el Vaticano , poco tiempo después de la captura de Saddam Hussein en 2003, había orquestado una concientización mundial de la importancia de sentir compasión por el tirano iraki. En realidad, a través de mi búsqueda, pude averiguar que el Vaticano , además de organizaciones de derechos humanos y del gobierno alemán, español y toda la Unión Europea denunciaron la ejecución de Hussein, el 30 de diciembre del 2006 (https://www.dw.com/es/saddam-hussein-muere-en-la-horca/a-2294794).


Miller , por otra parte, cita el trabajo de Judith Miller y Laurie Myroie, una biografía de Saddam Hussein y describe los maltratos que sufrió en la infancia:


Saddam Hussein nació el 28 de abril de 1937. Creció en una familia campesina que vivía en la penuria cerca de Tikrit. No tenían tierra propia. Su padre biológico murió antes de su nacimiento. Su padrastro, un pastor, humillaba constantemente al niño, llamándolo “hijo de puta” e “hijo de puta”, golpeándolo sin piedad y atormentándolo de la manera más brutal que se pueda imaginar. Para explotar al máximo la capacidad de trabajo del joven Saddam, le prohibió ir a la escuela hasta que el niño cumpliera diez años. En cambio, lo despertaría en medio de la noche y le diría que cuidara los rebaños. En estos años formativos, los niños desarrollan una imagen del mundo. En sus mentes toman forma ideas sobre los valores que vale la pena defender en la vida. Al mismo tiempo, comienzan a apreciar los deseos y sueñan con su realización. Para Saddam, el esclavo de su padrastro, todos estos deseos se centraban en una sola cosa: poder ilimitado sobre los demás. En su cerebro, presumiblemente, tomó forma la idea de que podría recuperar la dignidad humana de la que había sido privado tan radicalmente solo si poseía el mismo poder sobre los demás que su padrastro tenía sobre él. A lo largo de su infancia no hubo otros ideales, ni otros ejemplos a la altura, sólo el omnipotente padrastro y él mismo, víctima indefensa del terror que le infligieron. Fue de acuerdo con este patrón que el Hussein adulto más tarde organizó la estructura del país que gobernó. Su cuerpo sólo conocía la violencia. (p. 90)


La compulsión de repetición


El ejemplo de Hussein representa los mecanismos de la compulsión de repetición. Miller afirma : Existe evidencia concluyente de que el carácter de un tirano no cambiará mientras viva, que abusará de su poder de manera destructiva mientras no encuentre resistencia. El punto es que su objetivo genuino, el objetivo inconsciente oculto detrás de todas sus actividades conscientes, sigue siendo el mismo: usar su poder para borrar las humillaciones infligidas en él en la infancia y negadas por él desde entonces. (p. 91)




1.-La crueldad familiar


En el capítulo 8, dedicado a lo familiar de la crueldad hacia la niñez, Miller expresa que, en el foro que ella creó en su página y que se dedicaba a la infancia, al principio las personas recién llegadas expresaban que ellas no sabían si se encontraban en el lugar correcto, pues afirmaban no haber sufrido abuso en la infancia. Sin embargo, mientras pasaba el tiempo, comenta Miller lo siguiente:


Con el transcurso del tiempo, sin embargo, estos recién llegados también comienzan a informar sobre comportamientos chocantes por parte de sus padres, comportamientos que pueden clasificarse sin reservas como abuso y que también son considerados como tales por los demás. Necesitan algo de tiempo. (p. 94)


Tal comportamiento se considera, en el mejor de los casos, como una "caída en desgracia" involuntaria, cometida por padres que, aunque tienen las mejores intenciones, simplemente están sobrecargados de vez en cuando por la carga de criar a un hijo. En la misma línea, se cita el desempleo o el exceso de trabajo como la razón por la que un padre da una bofetada a sus hijos, o se citan las tensiones conyugales como la razón por la que una madre ha golpeado a sus hijos con un gancho hasta romperlo. Tales explicaciones absurdas son fruto de la moralidad en la que vivimos, un sistema que siempre se ha puesto del lado de los adultos y ha dejado que los niños se las arreglen como puedan. Desde esta perspectiva, es por supuesto imposible percibir los sufrimientos de los niños por lo que son. Fue esta comprensión lo que me impulsó a establecer estos foros, donde las personas pueden contar la historia de lo que ha pasado y en el tiempo, así que espero, revelar lo que un niño pequeño tiene que pasar mientras él o ella está privado de apoyo de la sociedad. Estos informes demuestran cómo puede evolucionar una forma extrema de odio. Es tan fuerte que niños originalmente inocentes pueden más tarde, en la edad adulta, poner en práctica las fantasías insanas de un loco. Pueden organizar, aclamar, apoyar, defender y finalmente olvidar algo tan monstruoso como el Holocausto. (p. 95)



Un asunto de negligencia pública


Alice Miller denuncia que la investigación de los patrones que llevan a un niño/a sanx a volverse un monstruo, por medio del abuso y de la humillación es un asunto de negligencia pública. Y comenta que las personas quienes han dirigido hacia ellas mismas la ira y la rabia hasta enfermarse (y volverse monstruos) comparten algo en común:


Evitan cualquier tipo de acusación de los padres que alguna vez los maltrataron tan severamente. No saben lo que les ha hecho ese trato, no saben cuánto han sufrido por ello. Sobre todo, no quieren saber. Lo ven como algo beneficioso, algo que se les inflige por su propio bien. (p. 96)



Por otra parte, Miller afirma que los manuales de superación personal así como la literatura terapéutica siguen la misma línea: recomiendan no hacerse las víctimas, dejar de quejarse y dejar de culpar a las demás personas. Este camino sería el único camino posible para liberarse del pasado y conservar buenas relaciones con los padres.


El problema que conlleva esta recomendación, afirma Miller, es doble: confusión e imposibilidad de crecer como adultos.


Para mí, tales consejos encarnan las contradicciones de la pedagogía venenosa y de la moralidad convencional. Es activamente peligroso porque es muy probable que deje a las antiguas víctimas en un estado de confusión e incertidumbre moral, de modo que los individuos en cuestión nunca puedan alcanzar la verdadera edad adulta a lo largo de toda su vida. (p. 96)



Solo odiamos mientras nos sentimos totalmente impotentes


Este es el punto de inflexión para el éxito de la terapia. Es importante detenerse ahí porque, efectivamente, existe un discurso que afirma “la terapia no sirve”. ¿De qué sirve hablar de tus problemas , de tu pasado? ¡ Mejor concentrarse en el presente, ver para delante!”


Miller responde muy claramente sobre este punto:


Una y otra vez me he preguntado por qué la terapia funciona para algunas personas mientras que otras siguen siendo prisioneras de sus síntomas a pesar de años de análisis o atención terapéutica. En todos y cada uno de los casos que examiné, pude establecer que cuando las personas encontraban el tipo de atención terapéutica y compañía que les permitía descubrir su propia historia y expresar libremente su indignación por el comportamiento de sus padres, podían liberarse del apego destructivo del niño maltratado. Como adultos, pudieron tomar sus propias vidas en sus propias manos y no necesitaban odiar a sus padres. Ocurría lo contrario con las personas cuyos terapeutas les exhortaban a perdonar y olvidar, creyendo en realidad que tal perdón podría tener un efecto saludable y curativo. Quedaron atrapados en la posición de niños pequeños que creen amar a sus padres pero en realidad se dejan controlar toda la vida por los padres interiorizados y finalmente desarrollan algún tipo de enfermedad que los lleva a una muerte prematura. Tal dependencia fomenta activamente el odio que, aunque reprimido, permanece activo, y los impulsa a dirigir su agresión contra personas inocentes. Solo odiamos mientras nos sentimos totalmente impotentes. (p. 97)


El ejemplo de Paula


Alice Miller trae el ejemplo de Paula, que conoció de manera epistolar y cuyo caso confirma este punto de inflexión, donde se confunde la obediencia con el amor. Cito:


Paula, una mujer de veintiséis años que sufría de diversas alergias, escribió diciendo que cada vez que visitaba a su tío cuando aún era una niña, él la sometía a acoso sexual, acariciando desvergonzadamente sus senos incluso en presencia de otras personas. miembros de la familia. Al mismo tiempo, este tío era el único miembro de la familia que le prestaba atención a la niña. Nadie la protegió ni la defendió. Cuando se quejó con sus padres, le dijeron que no debería dejar que él lo hiciera. En lugar de apoyarla, le endosaron la responsabilidad de todo el asunto a la niña. Cuando su tío enfermó de cáncer, Paula se negó a visitarlo por la furia y el disgusto que ahora le inspiraba el anciano. Pero su terapeuta estaba convencida de que más tarde se arrepentiría de esta negativa y que no tenía sentido despertar la animosidad de su familia en un momento tan difícil. No le haría ningún bien. En consecuencia, Paula fue a verlo, tragándose sus auténticos sentimientos de repulsión. Sorprendentemente, cuando él murió, ella cambió completamente de opinión. De hecho, sentía afecto por su difunto tío. El terapeuta estaba satisfecho con ella, Paula estaba satisfecha consigo misma: el amor había triunfado sobre su odio y la había curado de sus alergias. De repente, sin embargo, desarrolló asma severa y fue completamente incapaz de comprender esta nueva enfermedad. Se había purgado, había perdonado a su tío y no guardaba maldad contra él. Entonces, ¿por qué este castigo? Ella interpretó el brote de la enfermedad como una retribución por sus sentimientos anteriores de ira e indignación. Luego leyó un libro mío y su enfermedad la impulsó a escribirme. Su asma desapareció tan pronto como renunció a su "amor" por su tío. Fue un ejemplo de obediencia, no de amor. (p. 97-98)



La internalización del lazo parental


También menciona el caso de una mujer quien estaba en análisis por años , donde había trabajado el abuso sexual abordado como un fantasma, una fantasía en vez de una memoria real. Apareció un dolor en las piernas que ningún doctor podía explicar y que desapareció simplemente cuando la paciente dejó el análisis cuya interpretación estaba errada.


Es el lazo de apego a la figura parental que ha ejercido dolor sobre el niño / la niña que se cuestiona. Se trata de un apego que no permite ayudarse a sí mismo. Existe una falta que se va a transferir sobre la pareja, el terapeuta, y nuestros propios hijos.


Miller describe muy bien esta situación desgarradora por la cual uno tiene que pasar si decide confrontar y romper este lazo:


No podemos creer que esas necesidades fueran realmente ignoradas, o posiblemente incluso pisoteadas por nuestros padres de tal manera que nos vimos obligados a reprimirlas. Esperamos que las otras personas con las que nos relacionamos finalmente nos den lo que hemos estado buscando, nos comprendan, nos apoyen, nos respeten y nos liberen de las decisiones difíciles que la vida trae consigo. Como estas expectativas son fomentadas por la negación de la realidad infantil, no podemos renunciar a ellas. Como dije antes, no pueden ser renunciados por un acto de voluntad. Pero desaparecerán con el tiempo si estamos decididos a enfrentarnos a nuestra propia verdad. Esto no es fácil. Casi siempre es doloroso. Pero es posible. (p. 99)



Una cosa es quejarse, la otra es actuar


Miller señala que el miedo a ser castigado impide muy frecuentemente este trabajo espinoso de liberación:


Pero una cosa es quejarse de las acciones de los padres y otra muy distinta tomar los hechos del asunto total y completamente en serio. Este último curso despierta el temor del infante al castigo. En consecuencia, muchos prefieren dejar sus primeras percepciones en un estado de represión, evitar mirar la verdad a la cara, atenuar las acciones de sus padres y reconciliarse con la idea del perdón. Pero esta actitud simplemente sirve para perpetuar las expectativas fútiles que hemos abrigado desde nuestra niñez. (p. 99)



Miller concluye este capitulo con la siguiente afirmación:


Debemos abandonar la expectativa de que algún día los padres nos darán lo que nos negaron en la infancia.


Esta es la razón por la que tan poca gente ha tomado realmente ese camino, por la que tantos se contentan con el consejo de sus terapeutas o dejan que las nociones religiosas les impidan descubrir su propia verdad. Anteriormente sugerí que el miedo es el factor decisivo en todo esto. Pero también creo que este miedo se reducirá cuando los hechos de abuso infantil dejen de ser tratados como un tabú en nuestra sociedad. Hasta ahora, las víctimas de tal abuso han negado su existencia debido al miedo infantil que vive en su interior. De esta manera han contribuido a la negación omnipresente de la verdad. Pero una vez que las antiguas víctimas comienzan a revelar lo que les sucedió, los terapeutas también se verán obligados a reconocer estas realidades. Hace poco tiempo, un conocido psicoanalista alemán declaró públicamente que rara vez se encontraba con ex víctimas de abuso infantil en su práctica. Esta es una declaración asombrosa, porque no conozco literalmente a nadie que sufra de síntomas psíquicos y busque tratamiento para ellos sin haber sido al menos golpeado y humillado en la infancia. Llamo a ese trato abuso, aunque durante miles de años se ha considerado como un método de crianza legítimo. Puede que no sea más que una cuestión de definición, pero en este caso la definición es decisiva.(p. 101-102)



2.- El carrusel de los sentimientos (cap. 9)


En este capítulo, Alice Miller aborda la promesa del amor. El hecho de que , de repente, insistamos para mantener un lazo específico que sabemos nocivo y mortífero, se puede explicar por esta promesa de amor no realizada. En el caso de una niña abusada sexualmente, Miller declara:


Puede ser que esta pequeña reprima sus sentimientos de desilusión, dolor y rabia por la traición de su verdadero yo, por la promesa incumplida. Tal vez seguirá aferrada al padre porque no puede abandonar la esperanza de que un día él redima la promesa implícita en aquellas primeras caricias, le devuelva la dignidad al niño y le muestre lo que es realmente el amor. Pues no hay nadie más en todo su entorno que le haya hecho tal promesa de amor. Pero esta esperanza puede ser destructiva. (p. 104-105)


La imagen del carrusel de los sentimientos que usa Alice Miller le sirve para abordar las emociones extremas, las emociones contradictorias. Comenta que cuando los niños pequeños se enfrentan a adultos que nunca han trabajado sus propios sentimientos, es altamente probable que se sientan inmersos en un caos difícil de aprehender.


Una manera de responder a ese caos es la represión y la disociación.


No sentimos miedo, amamos a nuestros padres, confiamos en ellos y tratamos de estar a la altura de sus expectativas, para que puedan estar complacidos con nosotros. Sólo más tarde, en la edad adulta, este miedo se reafirma, frecuentemente en relación con las parejas que hemos elegido. Nos resulta imposible de entender. Aquí, como en la infancia, no queremos nada más que aceptar las contradicciones del otro sin una palabra, porque queremos ser amados. Pero el cuerpo afirma su derecho a la verdad y producirá síntomas si seguimos negando o ignorando la rabia, el miedo, la indignación y el horror de un niño que ha sido abusado sexualmente. (p. 107)




Actuar en el presente


Miller recalca la importancia de atender nuestras relaciones tóxicas en el presente: es mientras vamos liberándonos de las relaciones actuales de dependencia que podemos reparar el daño que nos hicieron en el pasado.


El problema es que, por mucho que lo intentemos, nunca podremos localizar esas situaciones infantiles si descuidamos el compromiso con ellas en el presente. Solo en la liberación de la dependencia presente podemos reparar el daño que se ha hecho, y esto significa identificar y resolver las consecuencias de esa dependencia temprana. (p. 107)



El ejemplo de su paciente Andreas, con problema de sobrepeso, permite entender cómo la situación actual, al ser atendida, permite deshacer nudos pasados. Se trata de un hombre adulto que come en exceso y sufre de sobrepeso desde hace mucho tiempo.


Alice Miller describe:


Andreas, un sobreviviente de incesto de mediana edad, sufría de sobrepeso desde hacía varios años y sospechaba que este angustioso síntoma tenía algo que ver con su relación con su padre autoritario, que fue cruel con él en su infancia. Pero no pudo dominar la situación. Hizo todo lo posible para reducir el peso y siguió todas las instrucciones de su médico; incluso podía sentir su ira por el comportamiento del padre en su infancia. Pero nada de esto ayudó. Andreas tenía brotes ocasionales de ira: reñía a sus hijos, aunque no tenía ganas de hacerlo, y le gritaba a su pareja, aunque tampoco tenía ganas de hacerlo. Recurrió al alcohol para calmarse, pero no se consideraba alcohólico. Quería ser amable con su familia, y el vino lo ayudó a domar su ira violenta y experimentar sentimientos agradables. En una de nuestras entrevistas, Andreas mencionó de pasada que no pudo disuadir a sus padres de visitarlos cuando les convenía; nunca lo llamaron antes para comunicarle sus intenciones. Le pregunté si había pedido que desistieran de este hábito. Él respondió con prontitud, diciendo que les había pedido repetidamente que le dieran alguna advertencia de antemano, pero no le hicieron caso. Los padres sintieron que tenían derecho a mirar adentro cuando quisieran porque la casa les pertenecía. Sorprendido, le pregunté por qué llamaban a su casa de su propiedad. Andreas me dijo que efectivamente era inquilino de una casa que pertenecía a sus padres y les pagaba el alquiler. Le pregunté si podría haber otra casa que pudiera alquilar por la misma suma, o posiblemente por una suma un poco más alta. Esto, después de todo, lo haría independiente de sus padres y evitaría que ellos lo visitaran cada vez que se les ocurriera y usurparan su tiempo. Sus ojos se abrieron. Dijo que nunca antes había pensado en esta posibilidad. Esto puede parecer sorprendente. Pero lo es menos si se tiene en cuenta que este hombre todavía estaba atrapado en la situación infantil en la que tenía que ceder a la voluntad, el poder y la autoridad de sus padres que lo envolvían, y donde no podía ver ninguna salida. fuera de él por temor a ser rechazado por ellos. Este miedo todavía lo perseguía; todavía comía demasiado, incluso cuando hacía todo lo posible por seguir una dieta. Pero su necesidad de la “alimentación” correcta, es decir, su necesidad de ser independiente de sus padres y de asegurar su propio bienestar, era tan fuerte que solo podía satisfacerse de manera adecuada, no comiendo demasiado. La comida nunca podrá satisfacer esta hambre de libertad. La libertad de comer y beber tanto como uno quiera no puede aplacar el hambre de autodeterminación. No puede ser un sustituto de la libertad genuina (págs. 107-108).


Al final, Andreas consigue un departamento que renta para sí mismo. Se niega a todas las propuestas de sus padres quienes le quieren bajar la renta, por ejemplo, para detenerlo y, naturalmente, empieza a perder peso, mientras se va dando cuenta que su rabia no es dirigida ni a su esposa, ni a sus hijos, pero simplemente hacia sus padres. Andreas reconoce que su amor hacia sus padres era en realidad un deseo de ser amado y mientras aceptó que este deseo nunca iba a ser satisfecho, fue bajando de peso y recuperó su energía.


Miller explica el mecanismo de la siguiente manera:


Todavía lo trataban como si fuera de su propiedad, nunca lo escuchaban cuando expresaba sus deseos, consideraban muy natural que reformara la casa e invirtiera dinero en ella sin ningún tipo de recompensa, porque eran sus padres y como tales simplemente asumieron que tenían derecho a esperarlo. Sólo en sus intercambios con el testigo iluminado que representaba para él se dio cuenta de repente de la situación en la que se encontraba. Sólo entonces se dio cuenta de que se estaba dejando explotar, como cuando era niño y creía que debía serlo. agradecido en el trato. Ahora podía abandonar la ilusión de que sus padres podrían cambiar algún día. (p. 109)



Andreas le escribe lo siguiente a Alice Miller: Con el tiempo, mi enojo con mis padres también se calmó, porque ahora, si necesito algo, lo hago yo mismo, en lugar de esperar a que ellos lo hagan. Ya no me obligo a amarlos (¿por qué habría de hacerlo?), y ya no temo sentirme culpable cuando estén muertos, como ha profetizado mi hermana. Creo que su muerte será un alivio, porque entonces desaparecerá la obligación de ser insinceros e hipócritas. Pero ya estoy tratando de liberarme de esa restricción. Mis padres le pidieron a mi hermana que me dijera que mis cartas se habían vuelto muy realistas y fácticas. Encontraron esto hiriente porque sintieron que yo no era tan cariñoso como solía ser. Querían que volviera a ser como era. No puedo hacerlo, y tampoco quiero hacerlo. Ya no pienso hacer el papel que me han asignado en su pequeño drama. Después de una larga búsqueda, encontré un terapeuta que me causó una buena impresión, alguien con quien puedo hablar como yo te hablaba a ti, francamente, sin perdonar a mis padres, sin tapar la verdad, mi propia verdad. Y sobre todo, me alegro de haber podido tomar la decisión de irme de la casa que me ató por tanto tiempo a esperanzas que nunca pude cumplir. (p. 110)


Miller comparte algo de su propio proceso, respecto del cuarto mandamiento:


Por ejemplo, me tomó cuarenta y ocho años descubrir la necesidad de pintar y permitirme gratificar esa necesidad. Finalmente, esa necesidad se afirmó. Me tomó aún más tiempo concederme el derecho de no amar a mis padres. Con el correr del tiempo, me di cuenta cada vez más claramente de cómo el esfuerzo de amar a alguien que casi había arruinado mi vida me estaba haciendo un daño grave. Me estaba alejando de mi propia verdad, obligándome a engañarme a mí mismo, obligándome a adoptar un papel que mis padres me endosaron tan temprano: el papel de la “niña buena” obligada a cumplir con exigencias emocionales disfrazadas de educación y moralidad. A medida que fui aprendiendo a ser fiel a mí mismo y logrando admitir mis propios sentimientos, el lenguaje de mi cuerpo hablaba cada vez más claro y me guiaba hacia decisiones que le hacían bien y lo ayudaban a expresar sus necesidades naturales. Pude dejar de unirme a los juegos de otras personas, dejar de decirme a mí mismo que mis padres tenían su lado bueno, dejar de confundirme una y otra vez como lo hacía cuando era niño. Pude decidir a favor de la edad adulta. Y la confusión desapareció. Ahora sé que mis padres no me querían. Sus padres les obligaron a casarse. Yo era el producto no amado de dos niños bien educados que tenían una deuda de obediencia con sus padres y trajeron al mundo un hijo que ellos no querían. Esperaban un niño pequeño, porque eso era lo que querían los dos abuelos. Pero en su lugar obtuvieron una niña pequeña, y durante décadas esa niña hizo todo lo que pudo para compensarlos por la felicidad que se habían perdido. Esta empresa estaba condenada al fracaso. Sin embargo, como un niño que intenta sobrevivir, no tuve más remedio que hacer lo mejor que pude. Desde el principio recibí el mandato implícito de mis padres de darles el reconocimiento, la atención y el amor que sus propios padres les habían negado. Si ese intento tenía éxito, tenía que renunciar a mi propia verdad, la verdad de mis propios sentimientos. A pesar de estos esfuerzos, durante mucho tiempo me persiguieron profundos sentimientos de culpa, ya que este era un mandato que no podía cumplir. Además, me negaba algo de suma importancia: mi propia verdad. (Esto era algo que comencé a sospechar cuando escribí El drama del niño superdotado, un libro en el que tantos lectores identificaron sus propios destinos). Sin embargo, durante las décadas siguientes, seguí tratando de cumplir esta misión, incluso cuando llegado a la edad adulta. Lo probé con mis parejas, con mis amigos, con mis hijos. Cada vez que intentaba librarme del deber de rescatar a otros de su confusión, el sentimiento de culpa casi me mata. Solo muy tarde en la vida finalmente lo logré. (p. 112-114)


Menciona Miller que el proceso de sanación implicó también una serie de otros elementos, que permiten dejar la confusión. Eso no es amor, es otra cosa.


Los elementos mencionados por Miller son:


  • Abandonar sus expectativas de poder tener una conversación sencilla y ligera, con libertad para comunicar con ellos.

  • Abandonar el deseo de satisfacer a los padres.

  • Abandonar el deseo de recibir amor de su parte


Afirma:


Entonces, ¿qué queda del “amor” cuando echamos un vistazo más de cerca a las emociones reales detrás de él, como he tratado de hacer aquí? La gratitud, la compasión, la ilusión, la negación de la verdad, los sentimientos de culpa, el engaño, son todos ingredientes de un apego que frecuentemente nos enferma y no puede hacer ningún bien a nuestros padres. En todas partes del mundo, este apego patológico se considera amor. Cada vez que expreso esta idea, tropiezo con toda clase de ansiedades y resistencias. Pero cuando, en el curso de la discusión, logro explicar lo que quiero decir, esa resistencia se desvanece muy rápidamente y muchas personas responden con una especie de iluminación que los sorprende. (p. 116)



Hablar con sinceridad


Miller nos hace pensar. Se pregunta qué pasaría si pudiéramos hablar con honestidad con nuestros padres. Habría consecuencias favorables para nosotros, nuestros hijos, y sobre todo, nuestro cuerpo.


No es cierto que el odio nos enferme. Las emociones reprimidas y disociadas pueden enfermarnos, pero no los sentimientos conscientes a los que podamos expresar.Como adultos, odiaremos solo si permanecemos atrapados en una situación en la que no podemos expresar libremente nuestros sentimientos. Es esta dependencia la que nos hace empezar a odiar. Tan pronto como rompamos esa dependencia (lo que normalmente podemos hacer como adultos, a menos que seamos prisioneros de algún régimen totalitario), tan pronto como nos liberemos de esa esclavitud, entonces ya no odiaremos más (ver Capítulo 10). Sin embargo, si hay odio, de nada sirve prohibirlo, como hacen todas las religiones. Tenemos que entender las razones de ello si vamos a optar por el tipo de comportamiento que liberará a las personas de la dependencia que engendra el odio. Por supuesto, las personas que han sido separadas de sus verdaderos sentimientos desde la primera infancia dependerán de instituciones como la iglesia y se dejarán decir lo que se les permite sentir. En la mayoría de los casos es muy poco. Pero no puedo imaginar que siempre será así. En algún lugar, en algún momento, habrá una rebelión y el proceso de embrutecimiento mutuo se detendrá. Se detendrá cuando los individuos reúnan el coraje para superar sus miedos comprensibles, para decir, sentir y publicar la verdad y comunicarse con los demás sobre esta base. Una vez que nos damos cuenta de la inmensa cantidad de energía que los niños pueden reunir para sobrevivir a la crueldad y al sadismo extremo, las cosas de repente comienzan a parecer más optimistas. Entonces es fácil imaginar que nuestro mundo podría ser mucho mejor si esos niños (como Rimbaud, Schiller, Dostoevsky y Nietzsche) pudieran gastar sus energías casi ilimitadas en otros fines más productivos que simplemente luchar por su propia supervivencia. (p. 119-120)



3- El cuerpo como guardián


El cuerpo nos ha enseñado el camino, recuerda Miller. El cuerpo lucha contra las mentiras con gran tenacidad.


Con el ejemplo de Elizabeth, Alice Miller aborda el proceso de separación de los padres, el camino de la infancia hacia la edad adulta, subjetivamente hablando. Elizabeth tuvo una experiencia con una terapeuta que la quería orientar a perdonar a su madre quien la había tratado con mucha violencia en la infancia. Sin embargo, Elizabeth se aferró y observó que su cuerpo siempre le enseñó el camino. Cada vez que se reunía con su madre, le daban síntomas físicos (migraña, lumbalgia). Le escribe a Alice Miller diciéndole que no ha visto a su madre y que los síntomas desaparecieron por completo.


En conclusión, Miller afirma:


No importa tanto si tenemos que romper todo contacto con nuestros padres o no. El proceso de separación, el camino de la niñez a la edad adulta, se lleva a cabo dentro de nosotros. A veces, romper todo contacto es la única forma en que podemos estar a la altura de nuestras propias necesidades.


Y si el contacto parece tener sentido, debería ser solo cuando tengamos claro lo que podemos tomar y lo que no, solo después de que no solo sepamos lo que nos sucedió, sino que también podamos evaluar lo que nos hizo. qué efecto tuvo en nosotros.


Cada historia de vida individual es diferente, y la forma externa que toman las relaciones puede mostrar una gama infinita de variaciones.


Pero hay tres factores comunes:


-Las viejas heridas pueden sanar solo cuando los sobrevivientes de maltrato han tomado una decisión a favor del cambio, cuando han decidido respetarse a sí mismos y pueden liberarse de las expectativas del niño interior.


-Los padres no cambian automáticamente como resultado de la comprensión y el perdón que les otorgan sus hijos. Solo ellos pueden instituir tal cambio, si realmente lo desean.


-Mientras se niegue el dolor nacido de esas lesiones, habrá alguien que pague el precio en términos de cordura y salud, ya sea la ex víctima o sus hijos. Los niños que han sido maltratados y por lo tanto nunca han podido crecer intentarán toda su vida hacer justicia a los “lados buenos” de sus torturadores y pondrán todas sus esperanzas y expectativas en ese intento.


Esta, por ejemplo, fue la primera actitud que adoptó Elizabeth: “A veces mi mamá me leía un cuento y eso era lindo. A veces me confiaba y me contaba sus preocupaciones. Entonces me sentí como alguien elegido. Ella nunca me golpearía en ocasiones como esa, así que sentí que estaba fuera de peligro”.


Informes como este me recuerdan la descripción de Imre Kertész de su llegada a Auschwitz. Invariablemente miraba el lado positivo, para defenderse del miedo que instintivamente sentía y así sobrevivir. Pero Auschwitz fue inalterablemente Auschwitz en todos sus horrores. Fue solo décadas después que pudo medir y realmente sentir lo que este sistema paralizante y humillante le había hecho a su yo interior. No me gustaría que esta referencia a Kertész y sus experiencias en los campos de exterminio se interpretara en el sentido de que uno no debe perdonar a sus padres si se dan cuenta de lo que han hecho y se disculpan. Este tipo de cosas pueden suceder, una vez que los padres comienzan a atreverse a sentir y, en consecuencia, pueden comprender el dolor que infligieron a su hijo.


Pero es raro. Lo que ocurre con frecuencia es una continuación de la relación de dependencia, esta vez al revés. Los padres frágiles y enfermos buscan el apoyo de sus hijos adultos y utilizan el eficaz instrumento de la acusación para obtener compasión. Esta compasión puede ser precisamente lo que ha impedido el desarrollo del niño, un desarrollo hacia la edad adulta.


Los niños no deseados siempre habrán tenido miedo de su propia necesidad de vivir. La percepción almacenada en el cuerpo de un niño no deseado es una percepción reprimida, pero no por eso deja de ser precisa: “Me quieren matar. Estoy en peligro mortal. Esta percepción puede desaparecer de la mente adulta una vez que se vuelve consciente.


Entonces la primera emoción (miedo, ansiedad, estrés) se convertirá en un recuerdo que dice: “Antes estaba en peligro pero ya no”. Normalmente, tal memoria consciente está precedida o acompañada por la experiencia de las viejas emociones y por sentimientos de dolor.


Una vez que hemos aprendido a vivir con nuestros sentimientos y a no luchar contra ellos, vemos en las manifestaciones de nuestro cuerpo no un peligro sino indicaciones útiles sobre nuestra propia historia personal. (p. 124-126)


Mélanie Berthaud

www.vinyasayogajustinetime.com





Posts récents

Voir tout

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page